Lo que tienes que saber sobre la gastronomía húngara

Durante los últimos años Hungría se ha convertido en uno de los mejores destinos turísticos emergentes en Europa. Además de para ver lugares hermosos y visitar construcciones históricas, muchas personas visitan Hungría con la intención de sumergirse en la gastronomía local.

La cocina tradicional húngara se basa principalmente en carnes, verduras de temporada, frutas, pan fresco y productos lácteos. Es una gastronomía que mantiene las características propias de la Europa Central, aunque incorpora también influencias de la Europa del Este, como en el uso de semillas de amapola o la popularidad del kéfir y el quark. Hay que señalar que la mundialmente famosa  especie ‘paprika’ (pimentón dulce) tiene sus orígenes en Hungría y se usa prominentemente en muchos platos. 

La comida típica húngara es rica en lácteos, queso y carnes, al igual que ocurre con la gastronomía checa, polaca y eslovaca. Las de pollo y cerdo son las carnes más comunes, mientras que pavo, ternera, pato, o incluso el pescado, se comen con menos frecuencia y principalmente durante ocasiones especiales. Hungría también es famosa por la alta calidad de sus salamis y salchichas, relativamente económicos, producidos principalmente a partir de carne de cerdo.

El pan es probablemente el elemento más importante de la dieta húngara. Está presente en todas las comidas, como acompañamiento de los platos. En Hungría es muy común preparar pan en casa, especialmente en los pueblos, donde los lugareños han construido hornos especiales dedicados a hacer el pan. La consistencia del pan suele ser compacta, se corta siempre en tajadas gruesas y su sabor es neutro, a veces un poco salado. En algunas ciudades del país se colocan hojas de repollo, patatas cortadas en rodajas o sal en la parte superior del pan antes de hornearlo.

Además, en la cocina húngara es muy común el uso de los vegetales fermentados. El producto principal es el ‘savanyú káposzta’ (repollo agrio) y también se utilizan con frecuencia los pimientos amargos y los pepinillos, al igual que es común la mezcla de coliflor, tomates verdes, sandía pequeña y otras verduras. Estos se consumen tradicionalmente en invierno y son la principal fuente de vitamina C durante los meses de invierno.

En cuanto al desayuno, cabe destacar que en Hungría se desayuna de forma abundante. La primera comida del día consiste generalmente en un sándwich abierto, de pan fresco o tostadas, con mantequilla, queso, paté de hígado, tocino, embutidos como jamón o salami o diferentes tipos de salchichas húngaras, denominadas  ‘kolbász’. Tradicionalmente, se sirven también tomates frescos y pimientos verdes cuando están en temporada.

El almuerzo es la comida más importante del día y estás formado habitualmente por  varios platos. A veces se pueden servir aperitivos fríos o calientes, después sopa y, a continuación, se come el plato principal. Este plato incluye carne, guarniciones y ensalada (o verduras fermentadas). La colación se termina con un postre.

La cena no tiene tanta relevancia como la comida del mediodía y no tiene tampoco una constitución típica. Puede ser una comida tipo almuerzo, con múltiples platos y los mismos alimentos que uno serviría para el almuerzo, o podría ser lo mismo que un desayuno tradicional, con pan, quesos, tomates y pimientos.

A continuación puedes explorar los platos tradicionales más populares de Hungría:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s